El Eslabón Fundamental de la Cosecha

“Estamos creciendo
y enfrentando desafíos juntos”

Alejandra Nicora

Jefa de Cultivo

Alejandra ha recorrido un largo camino que la ha llevado a ser la líder de un equipo de 60 personas dedicadas diariamente a la cosecha de hongos. En sus inicios, ella misma participaba activamente en la recolección, pero hoy ocupa el puesto de jefa de cosecha. Su historia es un testimonio de esfuerzo y dedicación en el delicado y caprichoso cultivo de hongos, donde el suelo siempre debe estar húmedo, la temperatura debe ser apropiada, hay que regar con frecuencia pero no copiosamente y requiere oscuridad. El trabajo de Alejandra es un trabajo de control minucioso… Te contamos su historia.

Ale, gracias por dedicarnos este tiempo. Hablamos con varios trabajadores de Porto que elogian tu liderazgo y el trabajo de tu equipo. Nos gustaría conocer más sobre tu historia, tu rol actual y cómo es el día a día en la planta de Porto. ¿Te acordás de tus primeros días en la empresa?

¡Hola! Sí, claro que los recuerdo. Ingresé como cosechera después de trabajar 16 años en otra champiñonera. Porto nos abrió las puertas tras ser despedidos en nuestro trabajo anterior. Fue un desafío adaptarnos a un nuevo enfoque, aunque ya teníamos experiencia en la cosecha.

¿Qué nos podés contar sobre tu trayectoria desde entonces?

Pasaron muchas cosas desde entonces. Lo más notable fue asumir roles de coordinación y liderazgo. Empecé como cosechera, ascendí a encargada de equipo y después a supervisora. Aprender a liderar y ampliar mi visión del proceso de cosecha fue un desafío significativo. Construir liderazgo, entender las necesidades del equipo y equilibrarlas con las del negocio no fue fácil, pero me brindó fortalezas personales importantes.

¿En qué sentido crees que te fortaleció personalmente?

Aprendí mucho. Nunca antes había liderado un equipo ni tenía una visión tan amplia de la cosecha. Porto me dio la oportunidad de crecer y me proporcionó herramientas para liderar. Ser tolerante, compañera, escuchar a la gente y construir vínculos se volvieron fundamentales. Además, logré metas personales como tener mi casa y mi auto. El esfuerzo rindió más de lo que pensaba.

“Ser tolerante, compañera, escuchar a la gente y construir vínculos se volvieron fundamentales”.

¿Qué podés contarnos sobre tu rol actual?

Mi responsabilidad es asegurar que el champiñón alcance su punto óptimo durante la cosecha. Valoro mucho el trabajo en equipo y brindo apoyo a las encargadas para garantizar la calidad diaria de los hongos. La cosecha requiere cuidado y precisión, tanto en las condiciones de crecimiento como en el momento adecuado para la recolección.

¿Qué te dejó Porto durante tu tiempo en la compañía?

Porto significó crecimiento en todos los aspectos. Lo más valioso son las personas y el sentido de pertenencia. Mirando hacia atrás, veo un balance de crecimiento personal y profesional.

¿Qué ves en el futuro y qué mensaje te gustaría transmitir?

Estamos creciendo y enfrentando desafíos juntos. Quiero que la gente vea el esfuerzo que todos ponemos diariamente. Personalmente, me capacité y descubrí mi gusto por la producción, lo cual me motiva a seguir mejorando.