La Chica Superpoderosa del Área Comercial

“Porto es un espacio
en constante crecimiento”

Micaela Romero

Asistente comercial

Detrás de cada hongo en tu mesa, hay un equipo de personas que todos los días construyen Porto con amor y dedicación. Micaela es parte de este equipo desde hace poco más de 2 años. Hoy desempeña el rol de asistente comercial. A continuación, te contamos su historia.

—Mica, queremos conocerte… ¿Qué nos podés contar de vos? ¿Cómo empezaste en Porto?

¡Hola! Soy Micaela Romero, asistente comercial encargada de los remitos, la facturación… ¡Los papeles! Antes estaba a cargo del armado de pedidos de la tienda, enfocándome solo en Porto a Puerta. He pasado por varias partes.

—¿Y hoy en día, en qué consiste tu día a día?

Básicamente, tomo los pedidos de los clientes, estoy atenta a los mails y teléfono. Armo los pedidos y se lo paso a las encargadas del sector para que ellas puedan prepararlos. Además, hago el seguimiento de toda la parte administrativa.

—Dijiste que estuviste en varias partes… ¿Qué otras experiencias viviste dentro de Porto?

Bueno, ¡la historia es larga! Voy a tratar de no ser tan extensa para no aburrir (se ríe). Empecé a trabajar en la planta, con un rol más operativo, y hoy en día mi trabajo es más administrativo. En el empaque tenemos dos áreas: línea de producción y granel. Comencé en línea, luego pasé a hacer granel. Después, cubrí a un compañero en vacaciones que manejaba Porto a Puerta, la tienda. Ese compañero luego pasó a otro sector y me ofrecieron quedarme en ese puesto.

Durante aproximadamente un año, trabajé en ese sector. Ahí mi rol cambió, asumí más responsabilidades y fue un desafío distinto a lo que hacía todos los días. Empecé revisando el armado de los pedidos para que llegaran a las casas, y con el tiempo, fui creciendo y aprendí a armar remitos, facturas y coordinar las entregas.

“Cruzarte con personas de buena madera te ayuda a crecer profesionalmente, y también creo que crecí como persona. No se pueden separar esas dos cosas.”

—¡Literalmente, eras quien ponía los hongos en la mesa de nuestros clientes!

Bueno, sí… en parte. Empecé haciendo tareas más chicas y terminé con el puesto de encargada, así que podríamos decir que si yo no estaba atenta al equipo y no hacía bien mi trabajo, no salía ningún pedido. Era el nexo entre la empresa y el cliente. De ahí, pasé al área en la que estoy ahora.

—Y antes de Porto, ¿trabajabas en algo similar?

No, nada que ver. Todo lo que sé, lo aprendí acá. Hace muchos años que trabajo porque, aunque tengo 28 años, vivo sola desde hace mucho tiempo. Pasé por varios lugares, ninguno me terminó de funcionar. Llegué a Porto gracias a una amiga que trabajaba acá; ella fue mi nexo.

—¿Con qué compañía te encontraste?

La verdad que superó mis expectativas. Me llamaba mucho la atención el hecho de trabajar en una productora de hongos. No tenía idea de cómo era eso… Y más allá del producto en sí, lo que encontré es un espacio en constante crecimiento y con mucha posibilidad de crecimiento. Estaba en línea y ahora estoy en un puesto administrativo, y como mi caso, hay muchos otros. Somos varios. La verdad es que eso está muy bueno. Por suerte, me crucé con personas muy buena onda que me ayudaron también a aprender. Cruzarte con personas de buena madera te ayuda a crecer profesionalmente, y también creo que crecí como persona. No se pueden separar esas dos cosas.

Mica nos cuenta un poco más de sus días iniciales y de los procesos internos. Habla con mucho cariño de sus compañeros y de su lugar. La mayoría de las veces no tomamos en cuenta la cantidad de personas que intervienen en un producto; el esfuerzo que se pone es un montón. Esta charla nos dio muchas ganas de seguir conociendo más, ¿y a vos?